No sin mi dentista

¿A quién no le ha dolido una muela alguna vez? ¿Una caries quizá? Probablemente la mayoría de nosotros hemos sufrido alguna dolencia bucodental y nos vimos obligados a acudir a una clínica dental.

Hecho que no nos debe extrañar ya que, a la luz de los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud, entre el 60 % y el 90 % de los escolares y prácticamente el 100 % de los adultos tiene caries dental a nivel mundial. Los problemas de salud bucodental más comunes son:

Caries

Es una enfermedad causada por los ácidos de la placa bacteriana. Una escasa o deficiente higiene dental hace que los ácidos producidos por la placa bacteriana desmineralicen el esmalte. Con el tiempo ataca al interior del diente llegando a producir dolor e inflamación.

Gingivitis

Es una inflamación de las encías, habitualmente causada por la acción bacteriana. Se genera por los restos de alimentos retenidos entre los dientes. Es una enfermedad periodontal, es decir, una inflamación e infección de los tejidos que soportan al diente. La periodontitis es la expresión más aguda de la gingivitis y puede aumentar el riesgo de accidentes coronarios o de derrames cerebrales.

Bruxismo

Se produce cuando se aprieta muy fuerte la dentadura superior e inferior o se hace rechinar, moviendo los dientes hacia atrás y delante. Se hace de manera inconsciente durante el sueño siendo el estrés la principal causa. A ciertos niveles causa, dolores de cabeza y oídos, así como dolor mandibular o insomnio.

Como hemos visto los principales problemas de salud bucodental están relacionados con una deficiente higiene dental. Por otro lado, a la deficiente higiene hay que añadir un consumo excesivo de azúcares, en sólidos y en líquidos. Si en todos los ámbitos de la salud el tabaco es una amenaza de primer orden, en la salud oral lo es de manera muy significativa causando gingivitis, piorrea y cáncer oral. El consumo de bebidas alcohólicas, otro gravísimo problema de salud pública, es la principal causa de erosiones dentales provocadas por los ácidos presentes en el alcohol. Además, el alcohol interfiere en la producción de saliva lo que se traduce, no solo en halitosis, sino en que facilita la reproducción de bacterias.

Como vemos es imprescindible acudir al dentista si percibimos molestias recurrentes y queremos evitar males mayores. En nuestras clínicas dentales de Almería y de Huércal de Almería encontrarás la solución a tus problemas bucodentales. No lo dejes pasar. Hay que llamar y pedir hora. Te buscaremos una cita lo antes posible y te atenderemos con profesionalidad y cercanía. Nuestros higienistas en colaboración con los odontólogos te enseñarán a cepillarte y a usar el hilo dental correctamente.

Te esperamos en Almería y en Huércal de Almería. Es tu momento.

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *