Piercings y salud dental

Hoy en día, la moda y las últimas tendencias han normalizado las perforaciones en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, es necesario tomar una serie de precauciones y realizar distintos cuidados para que los piercings orales no deriven en ninguna molesta y desagradable afección bucodental.

Los piercings orales

Si tienes un piercing bucal o estás pensando en ponerte uno próximamente tienes que saber que estos retienen comida y pueden dificultar la limpieza de muchas zonas. En consecuencia, pueden provocarnos la acumulación y la proliferación bacteriana con los síntomas característicos de mal aliento (halitosis), inflamación e, incluso, infecciones. También pueden causarnos úlceras, heridas, alterar tu ecosistema bucal, tu sistema gustativo o, incluso, dañar y desgastar las estructuras bucales, entre otras afecciones.

Consejos y recomendaciones

Pese a todo lo anterior, existen una serie de pautas y consejos que puedes seguir si deseas llevar un piercing y minimizar el riesgo de sufrir cualquier tipo de problema bucodental:

  • Tenemos que tener extremo cuidado con la zona de la boca en la que nos colocamos en piercing y además vigilar el contacto del mismo con nuestra encía. Ni que decir tiene que también es de suma importancia ponernos en las manos de un profesional a la hora de realizarnos la perforación y colocarnos el piercing.
  • Importantísimo mantener el piercing siempre limpio y libre de bacterias. Esto es especialmente relevante durante las primeras semanas tras colocarse el piercing.  Para ello podemos usar un cepillo especial para el piercing, jabón neutro de manos y usar enjuague bucal tras cada comida.
  • Procura evitar el alcohol y el tabaco durante el período de cicatrización de la perforación.
  • Tras la cicatrización de la zona en la que nos hayamos colocado el piercing aconsejamos quitárnoslo antes del cepillado para poder realizar una limpieza en profundidad de la zona y eliminar mejor la placa de los dientes adyacentes.
  • Asegurarnos de que el piercing se encuentra en perfecto estado y que no existe riesgo de que alguna de sus piezas se desprenda y nos atragantemos con ella.
  • Un adecuado cepillado nocturno es fundamental. Usa un cepillo eléctrico o manual de cerdas suaves.
  • Uso de hilo dental con el que cerciorarnos de eliminar todos los posibles restos de comida que queden entre nuestros dientes.
  • Procurar tocar lo menos posible el piercing con la lengua, puesto que esto puede causar microtraumatismos en los dientes y deteriorar nuestro esmalte.
  • Quitarnos el piercing antes de práccticar deporte con el fin de evitar accidentes.
  • Acudir a nuestra clínica para que te realicemos revisiones periódicas. Por eso, te recomendamos que nos visites, pues en Gíménez Clínica Dental Almería o Huércal de Almería te daremos el adecuado asesoramiento para que puedas llevar tu piercing en las mejores condiciones y minimizar el riesgo de sufrir cualquier tipo de problema bucodental.

Siguiendo estos sencillos consejos conseguiremos mantener nuestra boca sana, reduciendo el peligro de enfermedad bucal derivado de la colocación del piercing.

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *